Cómo quitar el pañal.

El verano es el momento ideal para la retirada del pañal ya que aunque se produzcan “escapes”, no existe riesgo de coger un resfriado, aunque actualmente, algunos centros de E.infantil se empeñan en sacar el pañal a todos los niños a la vez, cuando sabemos que en un mismo grupo hay diferencias significativas de meses entre los niños.

A partir de los 24 meses muchos niños están listos para retirarles el pañal, pero esta edad puede variar hasta los tres años. A los cinco han adquirido ya el control nocturno y entre los doce y catorce años únicamente un 2% de los niños permanecen con incontinencia ocasional. En los casos en los cuales haya un niño con dificultades, esta edad se retrasa.

Qué pueden hacer los padres para ayudar al niño:

  • Acompañar siempre al niño durante esta actividad y enserñarle cómo debe hacerla.
  • Crear y mantener un ambiente relajado, tranquilo y comprensivo, sobre todo cuando ocurra algún “desliz”.
  • Evitar etiquetar al niño con un vocabulario soez o despectivo (meón, pequeñajo…), compararle con sus hermanos o humillarle.
  • No castigarle por tener un desliz o por mojar las sábanas.
  • Elogiar al niño cuando consiga utilizar el orinal correctamente.
  • Recordar que cada niño tiene su propio ritmo. Debemos enseñarle, no exigirle, y nunca perder la paciencia.
  • Puede ser útil anotar las horas en las cuales realiza sus necesidades.
  • Empezar el entrenamiento quitándole el pañal y sentándole en el orinal 15-30 minutos antes de la hora que hemos anotado, durante no más de una hora (no es bueno que el niño se quede todo el día en el baño). Si vemos que se cansa de estar sentado, podemos levantarlo y sentarlo de nuevo a los pocos minutos.
  • No volveremos a ponerle el pañal durante un buen rato.(No hay que retirar el pañal por la noche hasta que se haya controlado completamente esta conducta durante el día. Para la noche podemos cambiar los pañales por las braguitas o calzoncillos absorbentes que venden en los supermercados)
  • Cuando decidamos quitar los pañales nocturnos, debemos explicarle qué ocurrirá y qué se espera de él (“como hace varias noches que no mojas el pañal, ¿te gustaría probar dormir sin él? Te pondré un plástico debajo de la sábana para que no te preocupes si te haces pis, y probaremos. Si no quieres, probamos más adelante“)
  • Debemos mantener la rutina, el orden y los horarios fijos (sentarle a las mismas horas más o menos) de manera que permitan al niño automatizar este hábito y conseguir la autonomía.

Ante todo debemos tener en cuenta que al principio, los niños controlarán los esfínteres solo en lugares tranquilos que no les cause estrés. Puede darse el caso de que al llegar al centro educativo, vuelvan a tener este “desliz”.

¿Cómo hacer para que deje de usar el pañal? Esta cuestión tiene muchas aristas. No hay recetas infalibles, pero sí existe una serie de técnicas para promover que el bebé deje el pañal lo antes posible y de la manera más natural.

Sin regañar

Primero y principal: por mucho que se considere que el niño ya está en edad de dejar el pañal, y por mucho cansancio que el tema cause, lo que nunca se debe hacer es regañarlo o insistirle en exceso sobre el tema. El resultado de actuar así puede ser justo el contrario de lo pretendido.

Por otro lado, hay que distinguir entre dos aspectos muy distintos: dejar de usar el pañal durante el día no es lo mismo que dejar el de la noche, al dormir. El pañal diurno es más sencillo de abandonar.

Abandonar los pañales durante el día

La técnica más recomendada por los especialistas consiste en llevar al pequeño a que se siente en el orinal una vez por hora y dejar que haga lo que tenga que hacer. Es una manera de crear el hábito. Habrá ocasiones en que no tendrá ganas y no hará nada; si es así, no hay problema: después de unos cinco minutos, a subirse los pantalones y seguir adelante.

Algunas cuestiones que suelen ayudar:

  • Que el niño tenga su propio orinal. De esta manera, lo reconocerá como un lugar propio adonde tendrá que ir cuando sienta la necesidad.
  • Estar con él y ayudar a que se distraiga.
  • Tener más paciencia con la caca que con el pis.
  • Darle pequeños premios si evita hacerse encima y avisa cuando tiene ganas.

De noche cuesta más

El proceso de abandonar los pañales para dormir resulta más costoso.  Si pasan una semana sin mojar el pañal de noche, puede ser un buen momento para quitárselo. Sin embargo, hay niños y niñas que, por “pereza”, siguen “exigiéndolo”.

Esta clase de mecanismo inconsciente hace que no sea raro que, por ejemplo, un niño que lleve largo tiempo sin mojar la cama lo haga justo el día en que sus padres deciden que duerma sin pañal… Por eso, conviene que los peques sigan usando el pañal durante la noche hasta que la situación esté definitivamente controlada; de lo contrario, los incidentes nocturnos también pueden generar alguna clase de trauma en ellos.

Aquí os dejo un artículo interesante que ofrece cuentos para eliminar el pañal.

http://www.consumer.es/web/es/bebe/ninos/2-4-anos/2013/04/16/216427.php

Los niños con dificultades 

Además de todos los retos normales del control de esfínteres, los padres debéis tener en cuenta varias cuestiones:

  • El niño puede tener problemas de aprendizaje, por lo que puede costarle mucho más tiempo el adquirir las habilidades básicas necesarias para ir al cuarto de baño de modo independiente. También puede que no se dé cuenta de que necesita ir al baño, tardando mucho en aprender a reconocer las señales de su propio cuerpo. (En algunos casos puede llevar un año, o incluso más, el que los niños consigan mantenerse secos y dos años o más el que se limpien por sí mismos).
  • A menudo tienen problemas para aprender y utilizar el lenguaje. Puede que no sean capaces de decirle a sus padres que necesitan ir al WC con palabras, por lo que éstos tienen que atender a otros signos para saberlo.
  •  Pueden encontrar difícil el adaptarse de una situación a otra. Por ello, podría ocurrir que en casa vayan al baño muy a gusto, pero no querer ir en la guardería o en la escuela.
  •  Algunos niños pueden adquirir hábitos de limpieza, o mantenerse secos, pero no ambas cosas a la vez.

Causas de retardo en el control de esfínteres:  

  • Demora en el desarrollo neurológico.
  • Una forma de explicar estados de tensión y angustia. Un niño bajo muchas presiones familiares  puede expresar dicha disfunción con retrocesos.
  • Exceso de castigo en la enseñanza del control de esfínteres.
  • Puede presentarse por infecciones, presión muscular, o inhibición de los reflejos, por eso es preferible crear un ambiente agradable para el desarrollo de estos hábitos

Algunas consideraciones

  • El niño debe tener nociones básicas del esquema corporal, debe ser capaz de imitar y  seguir instrucciones sencillas (subirse el pantalón, coger el papel, intentar limpiarse, etc.)
  • Debe conocer las palabras clave que le permitan comunicarse con los adultos (pipi, caca, orinal, váter, etc.) Si no es posible, debe crear signos o alguna forma de comunicar lo que quieres (los pictogramas suelen ser muy positivos para estos casos)
  • Puede ayudar que el niño vea que los adultos también van al baño con naturalidad. De esta manera, los niños con dificultades de aprendizaje serán más conscientes del proceso.
  • Utilizar cuentos y otros materiales (pictogramas, audiciones, canciones, etc.)
  • Estar atentos a los signos anteriores (se pone rojo, se situa en un rincón, se lleva las manos al pubis, etc.) En estos momentos podemos llamarle la atención sobre lo que siente y llevarlo al orinal.
Anuncios

Un pensamiento en “Cómo quitar el pañal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s