Archivos

Aprendizaje cooperativo

Os dejo un artículo muy interesante sobre el aprendizaje cooperativo que he encontrado en Justificaturespuesta.com.

 

El aprendizaje cooperativo es una herramienta muy útil para la preparación tanto depruebas como de exámenes. Esta entrada tiene la intención de proponeros una sencilla actividad para que la llevéis a cabo en la sesión lectiva anterior a una prueba o examen.

la foto

Fuente: http://justificaturespuesta.com/aprendizaje-cooperativo-preparacion-de-una-prueba-o-examen/

 

¿En qué consiste la actividad de preparación de una prueba o examen?

Material:

  • Media hoja en blanco para cada alumno.
  • Media hoja en blanco por grupo.
  • Un bolígrafo azul y otro rojo.
  • Libro de texto o apuntes del tema o de la Unidad Didáctica.

Tiempo de realización:

Una sesión lectiva: 50′-55′ min.

Pasos a seguir:

1. Los alumnos de una clase se dividen en grupos de cuatro. Se elige a un portavoz de cada grupo. Sobre cómo formar grupos de aprendizaje cooperativo os recomiendo que os leáis el artículo titulado Aprendizaje cooperativo. Cómo formar equipos de aprendizaje en clase. El profesor reparte a cada alumno media hoja en blanco y otra media hoja para todo el grupo se queda en el centro.

2. Los cuatro alumnos de cada grupo deben elaborar cuatro preguntas o cuestiones relacionadas con los contenidos de los que se va a examinar en la media hoja que les ha facilitado el profesor. Las preguntas o cuestiones deben ser, por ejemplo, de este tipo:

  • Responder con un sí o un no (p.e. ¿Irlanda pertenece a la unión Europea?)
  • Responder con un concepto, fecha, número, etc. del tema (p.e. ¿En qué año Cristóbal Colón descubrió América?)
  • Definir un concepto (p.e. ¿Qué es la fotosíntesis?)
  • Corregir un error (p.e. El agua hierve a 85ºC)

Hay que procurar que las preguntas sean claras y eviten en todo momento la ambigüedad.

3. Una vez que todos los alumnos han creado las preguntas o cuestiones -un total de 16- y siempre bajo la supervisión y el asesoramiento del profesor, cada alumno lee sus preguntas en voz alta a su grupo de referencia y es el grupo el que elegirá dos tipos de preguntas de cada tipo entre las realizadas por los cuatro alumnos -un total de ocho-. La única condición a la hora de elegir es que tiene que haber un mínimo de una pregunta de cada alumno del grupo.

4. Cuando se han decidido las preguntas, se escriben en la media hoja que ha facilitado el profesor para el grupo y se pasa esta hoja con las ocho cuestiones a otro grupo de la clase. Para ello se puede seguir el sentido de las agujas del reloj.

5. Se pone la hoja con las preguntas del otro grupo encima de la mesa y cada alumno responde individualmente. Una vez ha respondido cada alumno, cada grupo comparte las respuestas y se eligen de forma consensuada la respuestas que se consideren correctas. Estas respuestas las escribe el portavoz en la misma hoja con bolígrafo rojo.

6. El portavoz de cada grupo lee en voz alta las preguntas hechas por el otro grupo y las respuestas dadas por el suyo. El grupo que ha hecho las preguntas es el que corrige en voz alta la prueba, otorgando a cada respuesta acertada un valor de 1,25 puntos. El portavoz apuntará la nota del grupo en la parte superior derecha de la hoja y se la dará corregida al profesor. Se hará lo mismo con el resto de grupos. El profesor sólo supervisará que las preguntas estén bien formuladas y las respuestas y puntuación correctas.

¿Qué ventajas tiene esta actividad?

  • El alumno es parte activa del proceso de enseñanza aprendizaje.
  • Todos los alumnos de cada grupo participan de forma activa y tiene un papel decisivo en la nota final de la actividad.
  • Se fomenta el consenso al tener que pactar la respuesta que se crea más acertada.
  • Se trabaja la expresión oral y escrita a través de las preguntas y respuestas.
  • Se repasa el tema de una forma poco tradicional y más atractiva para los alumnos.
  • El profesor puede hacerse una idea del nivel que tienen los alumnos a partir de las preguntas y respuestas y puede incidir en aspectos que no hayan quedado claros.
  • Son los alumnos los que se evalúan entre ellos y el profesor sólo supervisa e incide en lo que crea conveniente.

¿Cómo se evalúa la actividad?

Esta actividad de aprendizaje cooperativo se puede evaluar:

  • Nota de actitud y cooperación. El profesor irá anotando en su cuaderno:
    • Si el alumno ha elaborado las cuatro preguntas.
    • Si el grupo ha respetado las normas de una pregunta mínima de cada alumno del grupo.
  • Nota de las preguntas. El profesor anotará en su cuaderno:
    • Se pondrá la misma nota numérica (0, 1,25, 2,5 …) a los cuatro alumnos a partir de las respuestas que han sido consensuadas entre ellos.

De esta forma se consigue que al final de la sesión lectiva el profesor pueda obtener dos notas en una misma sesión lectiva.

Una recomendación:

Una recomendación que os doy es que, como habéis recogido el papel con las preguntas y respuestas de cada grupo, hagáis que al menos una de cada grupo salga en la prueba o examen del tema o de la Unidad Didáctica. Os aseguro que es algo que para ellos resulta muy gratificante porque se sienten coautores junto con vosotros de la prueba o examen que deberán realizar.

También deciros que existen muchas variantes de esta actividad por lo que respecta al número y tipo de pregunta, a la puntuación que se otorga, si es que creéis conveniente tener una nota numérica, la adaptacion de la prueba a los alumnos con necesidades educativas especiales, etc.

Solo deciros que recomiendo encarecidamente que os animéis a llevar a cabo una actividad que os aseguro resulta tan amena como gratificante. Si la lleváis a cabo estaré encantado de que compartáis vuestra experiencia y me deis vuestra opinión.

¡POR UNA ESCUELA INCLUSIVA!

Anuncios

Barajas fotosilábicas

Os dejo un material muy interesante para trabajar la lectoescritura y la comprensión.

 

http://www.orientacionandujar.es/2013/11/27/cartilla-de-lectura-baraja-fotosilabica-y-ejercicios-primera-parte/

http://www.orientacionandujar.es/2013/11/28/cartilla-de-lectura-baraja-fotosilabica-y-ejercicios-segunda-parte/

http://www.orientacionandujar.es/2013/11/29/cartilla-de-lectura-baraja-fotosilabica-y-ejercicios-tercera-parte/

http://www.orientacionandujar.es/2013/12/05/cartilla-de-lectura-baraja-fotosilabica-y-ejercicios-cuarta-parte/

Consejos para estudiar

Cómo estudiar sin estudiar. (Santiago Moll)

Cómo estudiar sin estudiar

Estos últimos cursos académicos voy constatando como los alumnos tienen cada vez más dificultades a la hora de enfrentarse al estudio, sobre todo en edades tempranas. Como tutor he observado que muchos de mis alumnos no saben cómo enfrentarse a un examen, no saben cómo estudiar un tema, no saben cómo estudiar una lección. Se sienten perdidos y desorientados. Ellos mismo se confiesan incapaces de sentarse en su mesa de estudio con un libro o unos apuntes delante y empezar a estudiar el contenido que les ha mandado el profesor de un área. Cada vez más los alumnos tienen más dificultades de atención y concentración, les cuesta muchísimo centrarse en una sola actividad, porque en muchos casos el estudio no se concibe como algo mecánico.

Pues bien, ante estas dificultades, el artículo de hoy tiene la intención de enseñaros cómo estudiar sin estudiar, o lo que es lo mismo, intentar cambiar la concepción tradicional del estudio entendido como una actividad pasiva y monótona y adaptarla a unos alumnos con considerables problemas de atención y concentración. De lo que se trata es de que los alumnos estudien sin saber que estudian, de que aprendan a través de otros mecanismos que no pasen por estar horas y horas sentados frente a unos apuntes.

Cómo estudiar sin  estudiar

Imagen extraída de Shuttershock

Cómo estudiar sin pensar que estás estudiando.

  • Estudiar de pie. Si algo recuerdo de mi época de estudiante son las horas que pasé estudiando de pie. Lo cierto es que se trata de una forma de estudiar que cada vez recomiendo más a los alumnos y a las familias. El estar de pie rebaja la ansiedad que muchas veces provoca estar  sentado delante de unos apuntes. Es muy recomendable que el alumno esté unos minutos sentado para intentar retener la máxima información posible y luego se ponga de pie y, mientras va caminado, repase mentalmente aquello que se ha preparado durante el tiempo que ha permanecido sentado.
  • Cronometrarse. Otro de los problemas que sufren muchos alumnos a la hora de estudiar es la pésima gestión que hacen del tiempo. De ahí que sea tan importante que se exijan a sí mismos un tiempo limitado para aprenderse lo que sea preciso. En este sentido es muy útil utilizar un cronómetro -hoy en día muchos móviles lo llevan incorporado- para fijar el tiempo que necesito para aprenderme algo. El alumno debe cronometrar tanto el tiempo que necesita para estudiarse algo como el tiempo que necesita para demostrarse a sí mismo que se lo sabe. Se trata de ir fraccionando el tiempo de estudio para que de esta manera haya un tiempo para memorizar y otro tiempo para demostrar que has aprendido lo que has memorizado.
  • Usar una pizarra. Otro método muy útil para el estudio consiste en que los alumnos tengan en su casa una pequeña pizarra. Esta pizarra es un instrumento tremendamente útil porque les permite cambiar de rol y pasar de ser estudiantes a ser profesores. Algunos de mis alumnos están estudiando de esta forma y me han comentado que les funciona muy bien. Los alumnos copian en la pizarra los conceptos, definiciones, ejemplos a estudiar. Al escribirlos, lo que hacen es fijar las palabras en la memoria, es decir, trabajan la memoria visual. Pero además de trabajar la memoria visual hablan o recitan en voz alta la lección y ello también ayuda y mucho a fijar los contenidos. Además, cuando se hablan a sí mismos están explicando aquello que han entendido, en lugar de memorizarlo. Lograr que aprendan a explicar lo que han aprendido en lugar de memorizar lo que han aprendido, les permitirá retener lo aprendido durante más tiempo e impedirá que se bloqueen el día de una prueba o examen si no les viene a la cabeza alguna palabra de una definición, por ejemplo.
  • Hacer listas. No entraré en este capítulo sobre la importancia de subrayar las palabras clave de un texto o elaborar diferentes tipos de esquemas como los Esquemas de Cajas o los Esquemas de Columnas. Tanto subrayar como hacer esquemas es una magnífica forma de estudiar, si no la mejor, porque convertimos el estudio en algo mecanizado, en algo procedimental. Además tiene la ventaja de que son dos tipos de Técnicas de Estudio en las que el alumno es consciente de cuando empieza y de cuando acaba. Es por ello que la elaboración de listas, el ir escribiendo los conceptos y las palabras clave de la unidad es algo que podemos hacer de una forma mecanizada y repetitiva para que se nos vaya fijando poco a poco en la memoria. Para saber más sobre las palabras clave de un texto y el esquema como método de estudio recomiendo los artículos titulados Cómo enseñar a tus alumnos a encontrar las palabras clave de un texto y 7 beneficios que aporta el esquema en el estudio.
  • Hacer preguntas. Otro método que suele funcionar a los alumnos es hacerse preguntas sobre aquello que van aprendiendo. De lo que se trata es que las primeras preguntas que se hagan a ellos mismos sean preguntas cerradas, es decir, que se respondan con un sí o un no. Y a continuación pueden aumentar el nivel de dificultad y pasar a las preguntas abiertas. La respuesta a estas preguntas son las que le servirán para estudiar sin tener que memorizar. Es importante que las respuestas se escriban en un papel o se digan en voz alta para que también queden fijadas en la memoria.
  • Rendir cuentas. Siempre les digo a mis alumnos que no deben esperar el día de una prueba para demostrarse si han aprendido aquello que han estudiado. Es por ello que les recomiendo que una vez crean que han finalizado el estudio hagan que otra persona se convierta en su examinador. En este sentido la ayuda de padres y hermanos resulta tremendamente útil y no implica una inversión de tiempo por parte de las familias. Es el alumno el que realiza el estudio de forma individual y en solitario, pero creo que es francamente útil que el alumno rinda cuentas de lo que ha estudiado para una prueba a algún familiar. De esta forma sabrá si está o no preparado para la prueba o cuáles son sus puntos débiles en los que debe insistir.
  • Escribir para aprender. En aquellos alumnos con un déficit importante de atención es conveniente el uso de la escritura para el estudio. Al ser incapaces de estar frente a una hoja y aprendérsela, de lo que se trata es de que vayan copiando una y otra vez aquello que es pertinente del tema. La escritura convierte del estudio en una actividad mecánica, en una actividad pautada que permite aumentar la atención y la concentración y así trabajar de forma mecanizada la memoria visual.

Soy consciente de que la Escuela tal y como la entendemos hoy en día es algo más que memorizar definiciones y volcar conceptos en un papel. Pero creo que el estudio y la memoria son destrezas que los alumnos tarde o temprano deben ir adquiriendo porque forma parte de su proceso de enseñanza-aprendizaje. Y en este sentido los docentes creo que tenemos una enorme responsabilidad. Y en esa responsabilidad entra el hecho de que seamos capaces de enseñares métodos alternativos y que se adapten a su forma de ser y al mundo en el que les ha tocado vivir. Y es por ello que debemos invertir un tiempo, repito, invertir tiempo de nuestras asignaturas para que vayan adquiriendo estas destrezas que les permitan trabajar aspectos como el razonamiento, la memoria y el estudio.

9 Preguntas que no querrás escuchar de tus alumnos.

9+1 preguntas que no querrás escuchar de tus alumnos

A diferencia de muchas de mis entradas, el artículo de hoy no trata sobre respuestas, sino más bien de preguntas. Preguntas que con mucha frecuencia nos hacen nuestros alumnos durante el curso. Dichas preguntas, por ser tan repetitivas, provocan en el docente varios tipos de reacción. Unos las ignoran, otros se indignan. Sea cual sea la reacción que tengamos, debo confesar, al menos en mi caso, que pocas veces nos paramos a reflexionar sobre lo que representan dichas cuestiones.

Es por ello que el artículo de hoy tiene la intención de recordaros cuáles son estas preguntas que con frecuencia formulan los alumnos en una sesión lectiva. Pero, a parte de recordar dichas preguntas, mi intención es reflexionar sobre ellas y sobre el mensaje que guardan de forma implícita.

Prueba preguntas

Imagen extraída de Shuttershock

Estas son las preguntas que no querrás escuchar de tus alumnos.

1. ¿Entra para el examen? Es innegable que la finalidad de un alumno es más la de aprobar un examen, que no la de aprender del examen. Es algo que realmente es difícil de cambiar, pero no por ello debemos dejar de intentar hacerles ver que si realmente han aprendido lo que les hemos enseñado, la realización del examen no pasa de ser un mero trámite. Pero volviendo a la pregunta, lo cierto es que se trata, por desgracia, de una pregunta que encierra un mensaje no muy bueno. Es por ello que debemos preguntarnos el porqué de dicha pregunta, de si hemos sido lo suficientemente claros a la hora de fijar los apartados de una prueba, de si lo hemos verbalizado correctamente, si lo han anotado en su lugar correspondiente. De ahí que sea importante la sesión previa a una prueba o examen aclarar al máximo cuáles serán los temas, apartados o cuestiones que entrarán, para que así el alumno evite formularnos una pregunta que en ocasiones puede indicar que hemos dado por supuesto algo que no lo estaba.

2. ¿Cuánto falta para que acabe la clase? Esta pregunta es de las que duelen. El alumno puede formularla por varios motivos, pero sin duda uno de los principales es que la sesión lectiva le está aburriendo. En muchas ocasiones no es necesario que nos formulen tal pregunta, ya que basta verles las caras, las continuas miradas a su reloj, o bostezos. Sé que no siempre es fácil enseñar entreteniendo, pero creo que un buen síntoma de que hemos hecho las cosas bien es cuando nuestros alumnos se sorprenden de lo rápido que ha transcurrido la sesión lectiva. En este sentido creo que es importante diversificar al máximo las clases para fijar la atención y para ganar la batalla contra el tiempo. Al respecto os recomiendo la lectura del artículo titulado 7 consejos para gestionar correctamente el “tempo” de una clase.

3. ¿Puedo ir al baño? No me extenderé en esta entrada, puesto que ya escribí un artículo expresamente para esta pregunta. Se titula Profesor, ¿puedo ir al baño? O sobre la igualdad de sexos en el aula. Seguramente sea uno de los artículos que más polémica han generado, aunque en absoluto era mi intención.

4. ¿A lápiz o a boli? Esta es otra de las preguntas que en determinadas edades es difícil que no nos hagan. Pero se trata de una pregunta más que evitable, si desde el principio de curso dejamos claro aquello que queremos que escriban a lápiz y aquello que queremos que escriban a bolígrafo. Para evitar este tipo de pregunta lo más importante es que desde el inicio de curso se lleven a cabo rutinas que los alumnos puedan interiorizar. Hay que pensar que son muchas las asignaturas y que cada docente tiene una forma de llevarla a cabo. Tal vez si entre todos los docentes pudiéramos llegar a acuerdos de centro, preguntas como estas acabarían por desaparecer.

5. ¿Qué página has dicho? Siempre he dicho que un docente debe enseñar a aprender, pero creo que también debe enseñar a escuchar y a leer. Es otra de las preguntas de las que difícilmente nos podemos escapar… o no. Creo que en este sentido es importante analizar cómo, cuándo y de qué manera damos información a nuestros alumnos. Si queremos evitar esta pregunta, otra vez es importante recurrir a determinadas rutinas. Podemos dar la información de viva voz, escribirla en la pizarra o dar la información de forma complementaria, escribiéndola en la pizarra y diciéndola en voz alta. Aún así, si queremos evitar que nos hagan continuamente esta pregunta, de lo que se trata es de hacerla en el momento adecuado o enseñar al alumno que interiorice la forma en que daremos dicha información. Sobre cómo empezar una clase os recomiendo la lectura del artículo titulado 5 consejos para empezar con buen pie una clase.

6. He acabado el examen. ¿Qué hago ahora? ¡Vaya con la pregunta! De lo que no cabe duda es de que no pedemos evitar que un alumno acabe antes de tiempo una prueba o examen, o que todos los alumnos acaben el examen a la vez. Debo confesar por mi parte que el momento en que los alumnos finalizan una prueba o examen es un momento algo estrenaste porque se tiende a perder el control de la clase en función del grupo que tengamos. Es por ello que creo conveniente que nos avancemos a la pregunta. De alguna manera ya respondí a esta pregunta en el artículo titulado 10 útiles consejos para elaborar con éxito un examen. Antes de la realización del examen es importante que quede claro a todos los alumnos qué deben hacer si acaban una prueba antes de tiempo. Dicha actividad dependerá, por supuesto, de la materia que se imparta, pero puede ser un buen momento para que revisen la agenda, realicen alguna actividad pendiente que no han acabado de alguna asignatura, lean algún capítulo de un libro o, simplemente, escriban o dibujen algo en su cuaderno. Es importante que interioricen lo que harán al finalizar una prueba, porque de ello dependerá el gran medida que la clase no se descontrole o se produzcan conductas disruptivas que pueden perjudicar a alumnos que todavía no han finalizado la prueba o examen.

7. ¿Tienes los exámenes corregidos? Tened muy presente siempre esta pregunta y recordad la frecuencia con que os la formulan. Soy consciente del tiempo que supone la corrección de un examen, más aún cuando se trata de grupos numerosos o de enseñanzas superiores. Pero es una pregunta que nos debe mantener en alerta. Me parece muy importante al respeto que seamos diligentes y rápidos con la corrección de las pruebas que realizamos a nuestros alumnos. Sin duda, la rapidez en la corrección siempre jugará a nuestro favor y es algo tremendamente valorado por muchos de nuestros alumnos. Es una forma de ganarnos su respeto y además creo que les damos un magnífico ejemplo de nuestra dedicación.

8. ¿Hay que copiar el enunciado? Esta es otra de las preguntas que creo totalmente innecesarias. Sin duda se corrige con la rutina. Desde el inicio de curso hay que dejar claro cuáles son las normas o modos de proceder de nuestra asignatura. Y nuestro trabajo consiste una vez más en que interioricen dicha rutina en beneficio del buen desarrollo de las sesiones lectivas. Aún así, es conveniente que nosotros seamos consecuentes al respecto, y si hemos decidido que deben copiarse los enunciados, hay que mantener dicha norma a lo largo del curso.

9. ¿Para qué sirve…? Esta otra de las preguntas que duelen. Y digo que duelen porque creo que esconden un aspecto que a veces dejamos de lado, y es la diferencia entre explicar y enseñar. Para mí son dos conceptos significativamente distintos. Quiero pensar que si tan sólo nos esforzamos en explicar en nuestras clases, la pregunta para qué sirve será una pregunta muy recurrente, porque los alumnos no le verán la utilidad a aquello que les estamos transmitiendo. De lo que se trata es de que nos esforcemos en enseñar. Si así lo hacemos desde el principio, dejaremos muy claro qué perseguimos con lo que enseñamos y cuál es su propósito, su finalidad y, como no, su utilidad.

10. … He creído conveniente, como he hecho ya en otros artículos, dejarte la última pregunta para que seas tú el que la formules a partir de lo que te preguntan tus alumnos en clase. Estoy convencido de que dichas preguntas nos traerán magníficas respuestas.

Si habéis llegado hasta el final del artículo, posiblemente una de las palabras a las que más he recurrido ha sido la palabra rutina. Sigo insistiendo que me parece un término imprescindible y muy a tener en cuenta. Ved si no lo que dice la Real Academia de la Lengua al respecto del vocablo rutina: Costumbre inveterada, hábito adquirido de hacer las cosas por mera práctica y sin razonarlas. Dejemos, por tanto, que adquieran dicha rutina, para que así estén en posición de preguntar sobre lo que no han podido entender de aquello que les hemos enseñado.

Os dejo, al respecto, una cita de Fernando Savater:

El problema no son las preguntas que los niños formulan, sino las que nosotros nos tenemos que hacer luego.

 

Autor: Santiago Moll

http://justificaturespuesta.com/91-preguntas-que-querras-escuchar-de-tus-alumnos/

Blog de tutoría

Aprendizaje Cooperativo: Blog de Tutoría

Aprendizaje Cooperativo: Blog de Tutoría.

El Aprendizaje Cooperativo es un recurso educativo que cuenta con un gran potencial para el desarrollo educativo de nuestros alumnos. Si se utiliza correctamente, puede aportarnos muchas satisfacciones, además de consolidar muchos de los procesos de enseñanza-aprendizaje de nuestros alumnos.

Los artículos que redacto sobre Aprendizaje Cooperativo se dividen entre aspectos teóricos y puestas en práctica a partir de mi experiencia como docente. Pero la entrada de hoy quiere ser una mezcla de estos dos aspectos: el teórico y el procedimental.
La actividad que os propondré en esta entrada nunca la he llevado a cabo, a pesar de que siempre me ha seducido enormemente. La actividad de Aprendizaje Cooperativo que os propongo trata sobre la creación de un Blog de aula para la asignatura de Tutoría.

¿Por qué un blog de aula para la clase de Tutoría?

Aquellos que con asiduidad ejercemos la labor de tutor en nuestros centros escolares, contamos con la ayuda del Departamanento de Orientación, que es el encargado de elaborar el Plan de Acción Tutorial (PAT) del centro. En este plan se recogen todas las actividades que se pretenden llevar a cabo durante el curso escolar en la sesión lectiva de la Tutoría. Lo que ocurre es que, al ser una programación básicamente orientativa, algunas sesiones de tutoría pueden quedar sin contenido curricular. No suele ser muy frecuente, pero puede pasar. Si sucede algo así hay que tener algún tipo de actividad, dinámica de grupo, debate dirigido… preparada. Es muy importante no dejar al azar ninguna sesión de Tutoría, porque es un tipo de clase que puede generar determinados conflictos si está vacía de contenidos.

Y ahí es donde entraría la creación de un Blog Escolar de Tutoría. He elegido la Tutoría y no otra materia porque el tutor sólo cuenta con un grupo. En el caso de una materia, a no ser que sea una optativa, por ejemplo, sería mucho más difícil elaborar durante el curso tantos blogs como grupos tiene el profesor.

¿Cómo crear un Blog de Tutoría a través del Aprendizaje Cooperativo?

1. Actuaciones previas a la creación de un Blog de Tutoría:

  • Elección de un nombre para el Blog de Tutoría (hablaré de este punto en otro artículo).
  • Elección de la plataforma para la elaboración del Blog de Tutoría (Gratuita).
    • Blogger
    • Tumblr
    • WordPress.com (recomendado). Cuidado: no confundir con WordPress.org.
  • Administrador del blog (Tutor, PT y determinados alumnos) y colaboradores (resto de alumnos)
  • Plan de Acción Tutorial (PAT). Serían los temas que se podríain trabajar en el blog de forma periódica y por evaluaciones:
    • Presentación
    • Dinámicas de grupo
    • Aula Acogedora (hablaré de este concepto en otro artículo)
    • Delegado
    • Talleres externos
    • Preevaluación
    • Evaluación
    • Postevaluación
    • Salidas complementarias y extraescolares
    • Temas Transversales
  • Periodicidad:
    • Una sesión lectiva al mes (abierto a más sesiones).
  • Material:
    • Conexión WiFi
    • Pizarra digital
    • Un Netbook para cada grupo de Aprendizaje Cooperativo
    • Cámara de fotos
    • Cámara de vídeo
    • Tableta
    • Smartphone
  • Normas:
    • Manual de buenas prácticas para el uso del Blog de Tutoría (Hablaré de ello en otro artículo).
  • Derechos de imagen:
    • Permiso por escrito de los padres para la publicación del contenido de los tutorandos (texto, audio, video, imagen). En este sentido, la reunión de padres programada al principio del curso puede ser un buen momento para hablar del proyecto del blog en el aula, pedir las autorizaciosnes y explicar la filosofía del blog.
  • Licencia Creative Commons:
    • Uso de los contenidos de la red bajo licencia Creative Commons.
  • Profesorado de apoyo.
    • Pedagogo Terapeuta

2. Elaboración de grupos de Aprendizaje Cooperativo.

Para la creación de grupos de Aprendizaje Cooperativo recomiendo el artículo titulado Aprendizaje Cooperativo. Cómo formar equipos de aprendizaje en clase.

3. Funcionamiento del blog.

Una vez se han llevado a cabo todos los requisitos previos para la creación del Blog de Tutoría, viene el momento de repartir las tareas en cada uno de los grupos de Aprendizaje Cooperativo. En primer lugar se trataría de crear una tarea específica para cada grupo de cuatro alumnos y que esta tarea fuera rotatoría, es decir, los grupos se mantendrían, salvo algunas excepciones, y las tareas tendrían un carácter rotatorio para que así todos los grupos realizaran una función distinta y no se cansaran siempre de realizar la misma actividad.

Las tareas asignadas para cada grupo de cuatro alumno podrían ser:

  • Grupo 1. (TEXTO) Breves artículos explicando lo que se ha trabajado en tutoría las semanas anteriores. Se trataría de redactar una sencilla entrada para cada sesión lectiva que se ha llevado a cabo. Esto serviría como bitácora del blog.
  • Grupo 2. (VÍDEO) Búsqueda de vídeos de youtube que guarden relación con algún tema relacionado con el Plan de Acción Tutorial (PAT) y que esté dentro de la temporalización programada para aquel trimestre.
  • Grupo 3.(IMAGEN) Imágenes de Google que guarden relación con el PAT y que estén bajo licencia Creative Commons (Google Creative Commons)
  • Grupo 4. (IMAGEN y FOTOGRAFÍA). Este grupo se encargaría de ir por el instituto fotografiando aquellos aspectos que les llamen la atención y que den a conocer aspectos del centro desde los valores educativos: carteleras, limpieza del patio, reciclaje, equipamientos…
  • Grupo 5. (REDES SOCIALES). Este grupo se encargaría de ir difundiendo los contenidos que fueran publicando los otros grupos a través de sus Redes Sociales, principalmente Facebook. Este es seguramente el grupo más delicado y que requiere mayor reflexión y planificación.

Durante la realización de las tareas asignadas, tanto el tutor como el Pedagogo Terapeuta se encargarían de ayudar, asesorar, solventar problemas de la plataforma… La pizarra digital sería en este sentido muy valiosa ya que serviría en todo momento de tutorial y de ayuda para la resolución de problemas.

Cada grupo debería tener un “administrador” que sería el encargado de publicar el contenido elaborado o encontrado, previa autorización del tutor o del Pedagogo Terapeuta.

Los últimos 15 min. de la sesión lectiva deberían servir para la puesta en común del material elaborado. Si no hubiera suficiente tiempo, podría posponerse la puesta en común para la próxima sesión de tutoría.

¿Qué ventajas tiene un Blog de Tutoría?

  • Se fomenta el trabajo cooperativo.
  • Cohesiona el grupo.
  • El alumno tiene conciencia de que ha creado algo único y personal que no le pertenece a él, sino a su grupo.
  • Se fomenta el uso de las Nuevas Tecnologías a través del uso de las herramientas del blog.
  • Se usan las Redes Sociales con un fin educativo, ya que el material que se publica siempre está vinculado con el PAT del centro.
  • Todos los alumnos llegan a realizar todas las tareas encomendadas, dado el carácter rotatorio de las mismas.

Seguramente debería aparecer en este párrafo una pregunta que hiciera referencia a las desventajas, peligros e inconvenientes que acarrea la creación de un blog de estas características. Tal y como he dicho al principio es un tipo de actividad de Aprendizaje Cooperativo que nunca he puesto en marcha, no por su complejidad, sino porque en actividades de este tipo hay que tener todos los cabos atados y bien atados.

TODO SE PUEDE APRENDER, TODO SE DEBE ENSEÑAR

Espero que este artículo os haya sido de utilidad.

 

Fuente: http://justificaturespuesta.com/aprendizaje-cooperativo-blog-de-tutoria/

Herramientas para el profesorado

Dicty 2.0 en la escuela

Tecnología para mejorar la ortografía

Independientemente de la metodología elegida o el contexto en el que se produce el aprendizaje, el dictado ha permanecido como una actividad constante en la educación primaria. Dicty 2.0 es un programa que permite generar dictados para que los alumnos puedan escuchar una palabra o frase para luego escribirla, manteniendo como objetivo ayudar al niño a transformar el código fonético en código gráfico. Esta herramienta posibilita que la actividad sea creativa y dinámica.

¿Cómo funciona Dicty 2.0?

El fin de este programa es otorgar una herramienta práctica y sencilla a los docentes de etapas iniciales. Los pasos para utilizarlo son:

  1. Descarga el programa e instálalo.
  2. Selecciona “Continuar” y elige el nivel de dificultad. Encontrarás 5 niveles de actividades: Palabras, Palabras +, Palabras ++, Frase corta y Frase larga.
  3. En el menú encontrarás varios iconos. Las flechas sirven para avanzar y escuchar la siguiente palabra o frase (dependiendo del nivel seleccionado).
  4. Una vez que hayas podido escucharla, selecciona el bolígrafo para poder escribir la palabra.
  5. El icono del altavoz te permite volver a escuchar una palabra todas las veces que sean necesarias.
  6. El programa indicará si se han cometido errores, teniendo la posibilidad de observar además el tiempo empleado en escribir, el número de palabras correctas, etc.
  7. Salir: podrás cerrar el programa seleccionando la (X) en la parte superior derecha del mismo.

Dicty personalizado

Es una herramienta abierta que permite adaptarla a los temas que se están aprendiendo en clase o al gusto del educador. Las opciones son:

  • Incorporar palabras o frases: accediendo a la carpeta Dicty V2.0 del Explorador de Windows (dentro de Archivos de Programa) y luego seleccionando la carpeta “Ejercicios”. Allí agrega mediante un archivo de Bloc de Notas, la palabra o frase deseada.
  • Eliminar palabras o frases.
  • Sustituir palabras o frases.
  • Incorporar nuevas categorías: se puede incorporar otra categoría a los 5 niveles iniciales.

Los alumnos en edad de educación primaria ya se encuentran muy familiarizados con el uso de la tecnología.